No se captura el alma con una fotografía, sino con la obsesión fotográfica.

Ojo, que la vista engaña!

Ido de la vista e ido del corazón, casi una cosa son.

No hay nada mejor escondido que lo que este a la vista.

Como la vista es al cuerpo, la razón es al espíritu.